Como cambiar la cerradura de la puerta

Muchas veces no es necesario buscar un especialista para que realice en nuestra casa trabajos de cerrajería. Tú mismo puedes ser quien haga las cosas. Aquí te enseñaremos como puedes cambiar el cerrojo de tu puerta y tengas la plena certeza de que la casa está bien segura. También, te recomendamos que cambies tu cerradura cada cierto tiempo, para que puedas tener las más modernas cerraduras y así impedir que visitantes inesperados e indeseados puedan entrar a tu casa fácilmente.

Comprar el cerrojo de nuestra puerta

Primero antes de comenzar con cualquier cosa, es sumamente importante que tengamos el cerrojo nuevo con nosotros. Así quitaremos la vieja cerradura y pondremos la nueva, para así evitar que nuestra puerta deba quedarse sin su cerradura mientras vamos a la tienda por otra.

Antes de proceder con la compra, necesitamos conocer las medidas que tiene y las variedades de cerraduras que queremos colocar. En lo personal te recomendaría que compres una cerradura a prueba de bumping. El bumping es la forma más usual con la que los ladrones fuerzan las cerraduras para entrar a nuestras casas. Si colocas una de esta variedad, los ladrones la tendrán más difícil para hurtar en tu residencia.

Resultaría bueno que compres una cerradura que sea del mismo fabricante que la anterior, para evitar que tengas que realizar cambios en tu puerta y así resulte el trabajo más sencillo.

Quitamos la vieja cerradura

Lo primero es tomar el destornillador y retirar los tornillos que sostienen el manubrio de tu puerta. Así, al quitar las partes decorativas de tu cerradura podrás observar como es por dentro.

Luego, podremos observar como como un tornillo relativamente largo sostiene el bombín. Según el modelo, vas a requerir de un tipo de destornillador determinado, aunque en su mayoría un destornillador plano es apto para el trabajo. Cuando lo localices será necesario que retires dicho tornillo. No es común que este duro, pero como es largo, tal vez se tarde un poco en terminar de salir. Aflójalo con tranquilidad para que no dañes tu puerta.

Cuando el tornillo haya salido, toma tu llave de la puerta e insértala dentro de la cerradura. Después, gira la llave a 45 grados y luego empuja para poder extraer el bombín. Haz este paso con mucho cuidado para que no se parta tu llave y terminen complicándose tu situación. Si se te generan problemas al momento de sacarlo, mira si no hay algún tornillo que este impidiendo la salida del bombín al exterior. A veces el problema se debe  a que falta algún tornillo por retirar. Es por eso que en múltiples ocasiones resulte necesario que retires la maneta completamente, para que puedas quitar el bombín de la cerradura sin inconvenientes.

Cuando hayas quitado el bombín, asegúrate que el nuevo tenga las mismas características que el que quitaste, para que no tengas que hacer cambios en la rendija de tu puerta. Esto demuestra la importancia de recomendarte comprar la cerradura del mismo fabricante que la que vas a cambiar.

Coloquemos la nueva cerradura

Habiendo retirado el viejo bombín, es momento de que coloquemos el nuevo.

Empezamos introduciendo la llave dentro del bombín, para luego meterlo dentro del agujero en la puerta. Es necesario que lo coloques bien, para evitarte muchos problemas. Esto te lo digo, ya que algunas personas lo colocan al contrario y después de que entra en el agujero se les presentan problemas para volverlo a sacar. Es importante que lo fijes bien para librarte de problemas en el futuro cuando quieras abrir tu puerta. Después de esto, aprieta el tornillo encargado de sostener la cerradura en su sitio. No olvides que este tornillo es algo largo, así que no hay perdida.

Si antes tuviste que quitar algunos tornillos en la maneta, este es el momento para ponerlos nuevamente.

Comprueba tu cerradura

Antes que sigas poniendo las piezas faltantes, es importante que te asegures que tu cerradura funciona de manera correcta. Solo tienes que introducir en ella la llave y girarla. De esa forma lograras ver si de verdad funciona, ya sea de manera correcta o incorrecta. Después de haber cerciorado con tu puerta abierta, el buen funcionamiento de tu cerradura con tu nuevo bombín, lo que sigue es probarla ahora a puertas cerradas. Te recomendaría que la pruebes con alguien dentro de la casa o que la pruebes estando tu dentro de la casa.

Comúnmente te ira de maravillas. A estas alturas podríamos decir que realizaste un gran trabajo. A partir de aquí solo te faltaría colocar los tornillos que restan y que sujetes los distintos elementos que decoran tu cerradura y que comiences a gozar de ella.

No logro intercambiar el bombín, ¿ahora qué hago?

Ya hemos dicho que cambiar el cerrojo no es nada complicado, pero hay veces que se nos complican las cosas y no podemos conseguir hacer un cambio que nos satisfaga.

Si luego de varios intentos no logramos realizar las modificaciones, la mejor opción será contactar con un especialista, tendremos que llamar al cerrajero. Siempre procura que el cerrajero que llames sea de confiar, para que realice un cambio satisfactorio. Eso si, no te olvides de pedirle un presupuesto antes de comenzar, para saber cuánto te quitaran por realizar esta pequeña tarea. Acuérdate que si llamas al cerrajero en horario laboral, su precio será mucho más económico. Si el cambio es urgente y fuera del tiempo laboral, tendrás que comunicarte con un cerrajero que trabaje las 24 horas, cosa que hará que el precio resulte mucho mayor.

Tips para cambiar tu cerradura

Al momento de adquirir un nuevo bombín para cambiar tu cerradura, es importante que intentes adquirir un bombín con un diseño similar al que tienes para que así te evites problemas.

Después de que hayas quitado la cerradura, debes remover las antiguas llaves y colocar en el llavero las nuevas. Los demás miembros de tu familia deben hacer lo mismo. Háganlo cuanto antes, ya que si se da el caso, no serían los primeros ni los últimos que hacen el cambio de su cerrojo pero no hacen el cambio también con sus llaves. Siendo así, al momento que vayas a abrir la puerta, te encontraras con que tus llaves no pueden abrir tu cerradura y otra vez deberás llamar a tu cerrajero para abrir la puerta y poder entrar.

Si ves que la cerradura tiene problemas para abrir de forma correcta, puede deberse a que no este del todo bien instalada. Si esto te sucede deberás encajarla nuevamente, hasta que funcione de manera óptima. No olvides probarla bien siempre sin que cierres la puerta.

Recuerda comprar un tipo de cerrojo de europerfil y más que nada con sistema antibumping. Así obtendrás una modificación de buena calidad y tendrás en tu casa una cerradura de las más seguras.